Tu navegador (Internet Explorer 6) está anticuado. Tiene reconocidos fallos de seguridad y es probable que no muestre todas las prestaciones de esta y otras páginas web. Descubre como actualizar tu navegador.
X

Archivo para septiembre 12th, 2019

Entrada

Como colofón a una excelente edición el EbroVisión nos propone un desafío para su 20 Aniversario.

Podría pensarse que la gran noticia de este EbroVisión es la que pudimos ver proyectada sobre las banderolas verticales que flanqueaban el escenario principal (y de la que hablaré al final de esta crónica), pero no, la gran noticia es la misma de cada año, dejar Miranda con la satisfacción de que el EbroVisión siga siendo el EbroVisión, totalmente fiel a si mismo edición tras edición.

Y es que, de entrada, es un festival en el que quedan al margen aspectos ajenos a la música, la fiesta y el buen ambiente, porque no tienes que preocuparte de mirar previamente las previsiones meteorológicas (es a cubierto), ni por el aparcamiento (siempre cercano y abundante), los desplazamientos (autobuses frecuentes entre el recinto y la ciudad y/o el camping), las esperas (mínimas a veces, casi siempre inexistentes tanto para las taquillas, acceso, barras, aseos,…), aseos de verdad (con acceso fluido y un equipo de limpieza que los mantiene limpios en todo momento) y una oferta gastronómica razonable y variada (aunque los puestos más populares acumulasen algo de espera en algunos momentos). En fin, las condiciones perfectas para preocuparse únicamente de disfrutar. Y de disfrutarlo todo, porque aquí ninguna banda se solapa y solo la abundante nómina de DJs que amenizan la carpa comparte horarios con los conciertos.

Y un menú musical rico y variado que combina sabiamente bandas nacionales e internacionales, nombres asentados con promesas por descubrir, la actualidad y las presentaciones de discos recién lanzados con clásicos garantizados por carrera y reputación. Eso es el EbroVisión, un criterio y una esencia que se mantienen inalterables año tras año y que siempre puedes disfrutar en su totalidad.

El jueves arrancaba en la carpa con dos bandas que ganaron su plaza para esta edición en sendos concursos de talento emergente, Burgacius B y Calivvla. Solo puedo citarlas porque mientras nosotros llegábamos a Miranda los últimos finalizaban su actuación.

En el escenario principal del Multifuncional del Bayas abrieron fuego Cala Vento que venían a Miranda a presentar su tercer LP, “Balanceo”, el primero bajo su propio sello Montgrí. La propuesta de Joan y Aleix conecta enseguida con el público, sus letras y melodías son directas, sencillas, no hay fuegos de artificio ni efectismos detrás de lo que nos ofrece este dúo de guitarra y batería que se despidió aclamado por todos los asistentes con un número instrumental, después de que en la parte final de su show nos ofreciesen alguno de sus clásicos como Isla Desierta, Isabella Cantó, Abril, Gente como tú o Unos poco y otros tanto.

Tras el dúo ampurdanés llegó el turno para el caos sónico de los gallegos Triángulo de Amor Bizarro. Asistir a un concierto de TAB es como estar a merced de un huracán, tan pronto te meces en los brazos de un pasaje melódico cantado por Isa como te sientes proyectado contra una pared empujado por una batería epiléptica. Solo si estás preparado para montar en su montaña rusa disfrutas al máximo sus conciertos.

Lo de Novedades Carminha es otro cantar, con el tiempo se han ido haciendo profesionales de la verbena. Su objetivo es calentar al público desde el primer momento y tenerle todo el concierto tarareando y bailando sus canciones, así que ya en la primera parte de su set ya están atacando con canciones populares como Que Dios Reparta Fuerte, Disimulando o Te Quiero Igual, dejando para el cierre temas como A Santiago Voy, Cariñito, Lento o Verbena. Y es que eso fue su concierto, una pura verbena.

Novio Caballo, cuyo primer LP se publicaba oficialmente la misma noche de su concierto en el EbroVisión, cerraban con su power pop irreverente y desacomplejado esta noche del jueves con su celebrado single Jesús es Negro ante una audiencia más reducida que el resto de sus compañeros de noche, pero su entrega no se vio mermada por el hecho de que en pocas horas comenzase para todos una nueva jornada laborable y pudimos disfrutar de un set intenso aunque aún corto dada su aún exigua producción discográfica.

El viernes tuvimos que saltarnos el concierto matinal de Cápsula en La Fábrica de Tornillos, pero llegamos puntuales a ese mismo escenario para disfrutar del concierto de Unidad y Armonía, la banda granadina que presentaba su primer LP “Uno de estos días” publicado por El Ejército Rojo, el sello de Los Planetas. Con un fantástico sonido fueron desgranando temas que evocaban a clásicos sesenteros del rock nacional como Los Módulos y Los Albas impregnados de pinceladas de psicodelia. Probablemente los tapados del festival, su directo es mucho más disfrutable que lo que prometen sus grabaciones.

Ya en el recinto principal del Bayas nos dirigimos a la carpa para encontrarnos a unos jovencísimos y prometedores Bum Motion Club que nos ofrecieron un Dream Pop de lo más cautivador y que mostraron su devoción por sus paisanos Rufus T. Firefly incluyendo en su repertorio una fantástica versión de “incendiosuicida”.

Una carpa totalmente abarrotada esperaba a la banda de Americana Craig Brown Band y los de Detroit respondieron con creces (aunque con un set que se nos hizo muy corto) a las expectativas levantadas. Podrían acabar siendo otra de esas bandas que obtienen un mayor eco en Europa que en su país natal y su música la sitúo en un cruce de caminos entre Tom Petty y sus Heartbreakers y la rebeldía de Jason & The Scorchers. Pero es solo una apreciación muy personal. Charlando un par de horas después con el propio Craig en el pabellón me aseguró desconocer totalmente a la banda de Jason Ringerberg.

Los sonidos de la Americana continuaron en el pabellón, pero esta vez eran Made In Pucela y a cargo de Arizona Baby. Los vallisoletanos presentaban su último disco, “Sonora”, pero el magisterio a la guitarra acústica de Rubén Marrón y la verborrea inagotable de Javier Vielba no se olvidaron de un clásico como Shiralee que ya cumple diez años.

Solo hacía dos semanas que les había visto en el SoundCity de Torrelavega, pero un concierto de los malagueños Airbag siempre es bienvenido y es un chute de energía constante. En el más puro estilo ramoniano se sucedieron una tras otras sus píldoras de power rock, comenzando su concierto con Eleven y Mike de su reciente álbum “Cementerio Indie” producido por Carlos Hernández Nombela para Sonido Muchacho y terminándolo con una sucesión de clásicos como Spoiler, Comics y posters, Papaqué, La ola perfecta y Elena recibidos con alborozo y coreados por las primeras filas.

Uno de los regalazos de esta edición fue poder disfrutar de una de las bandas mas interesantes de la escena británica actual, Temples. Una banda joven pese a estar próxima la aparición de su tercer LP “Hot Motion”, del que nos avanzaron 3 canciones. Su elegante y refinado revisionismo psicodélico inundó el multifuncional con un set que se apoyó principalmente en su magnífico LP de debut, del que nos ofrecieron 7 canciones, finalizando con los ya clásicos Shelter Song y Mesmerise. Un concierto que quedará asociado para siempre a los grandes logros del festival.

Pero para muchos el cabeza de cartel en la sombra del viernes eran Fuel Fandango que antes incluso de comenzar Always Searching, desde que Nita puso su pie sobre el escenario con la Intro, ya tenían al público en el bolsillo. Con su personal mezcla de flamenco, electrónica y funk Nita y Ale fueron acompañados en todo momento por un pabellón abarrotado que cantaba y bailaba al ritmo de temas como Burning, La primavera o las que protagonizaron su cierre, Toda la vida y Salvaje. Tras varios años siendo la elección para protagonizar el cierre por todo lo alto de los festivales les llega el momento de ocupar una posición de privilegio en los carteles acorde con su popularidad.

Se supone que Amatria son uno de los llamados a ocupar esos horarios de cierre que hasta hace poco se solían encomendar a Fuel Fandango, pero su fórmula no acaba de cuajar del todo a juzgar por la diferencia de público que obtuvieron ambos conciertos.

La programación matinal y de media tarde del sábado del EbroVisión está abierta a todo el público y no por ser gratuita baja ni un ápice su nivel, tanto por su interés como por su calidad y lo disfrutado en esta jornada es una clara muestra.

Comenzamos con una doble sesión en La Fábrica de Tornillos que inició una banda que tras la publicación de su reciente LP está en boca de todos, los cántabros Los Estanques. No son la banda indie típica ya que su música entronca directamente con el rock progresivo de los 70, con aquellas bandas tildadas de dinosaurios en su momento como Yes, Géneis, ELP,… música muy elaborada y un tanto repetitiva que acabó olvidándose de la audiencia para centrarse en la exhibición de la maestría instrumental de los artistas. El punk que llevo dentro me impide disfrutar de este tipo de propuestas.

Alex Cooper está muy ligado a Miranda y a la vida del festival y fue un bonito detalle de la organización que este concierto «de despedida» se celebrase en La Fábrica de Tornillos donde Cooper se estrenó en la tercera edición. La carga emocional era muy grande tanto para el propio Alex como para muchos de los presentes, así que estuvo flotando en el ambiente durante todo el concierto en el que uno tras otro (y con un magnífico sonido) fueron brotando muchos de los clásicos de Los Flechazos y Cooper para regocijo de los asistentes que mostraban su aprobación al reconocer los primeros acordes de cada tema que, por supuesto, coreaban al unísono. Este fue su setlist:

Hyde Park
Ya llegó el verano
Yo sé lo que te pasa
Graciela
El círculo polar
El asiento de atrás
El último tren
En el club (Los Flechazos)
Canción de viernes
Infinito
La chica de Mel (Los Flechazos)
Hipsters
Islandia
Salto
Cierra los ojos
A toda velocidad (Los Flechazos)
Cerca del sol
Dos grados bajo cero

Bis:
Buzo
Rabia
Atrapado en el tiempo (Los Flechazos)
Luces rojas (Los Flechazos)

Tras esta despedida (esperamos que no definitiva) de Alex nos encaminamos a la Plaza Mayor de Miranda para recargar pilas degustando los platos ofrecidos en las casetas de la Muestra Gastronómica amenizada desde el kiosko por algunos de los DJs de cabecera del festival. Tras lo cual y a solo unos metros comenzó la jornada de tarde en el escenario de la Plaza de Sta. María con el pop rock de los alicantinos Olivia.

La fiesta que se iba a montar después era algo largamente anticipado, desde su paso por el escenario del Bocca el pasado enero eran muchos los que querían repetir con Los Vinagres y su “verbenita”. Y la cita respondió a las expectativas, una abarrotada plaza cantando, saltando y bailando al ritmo de los canarios y totalmente hipnotizados por su descaro y sus ritmos contagiosos.

Llegamos al recinto a tiempo para ver en la carpa a las jienenses Uniforms. El trío femenino se presentó acompañado de un bajista en esta ocasión y desgranó en directo los temas de su album “Polara”, uno de los discos más celebrados de 2018. Un set compuesto por temas de Dream Pop y Shoegaze cuajados de distorsión y buena actitud sobre las tablas que fue celebrado por el público y que las apunta como una banda interesante a seguir.

Ya dentro del recinto se notaba más público del habitual para esas horas y la probable razón era que abrían Morgan, una banda que en los últimos tiempos ha multiplicado sus actuaciones y su reputación. No cabe duda de que son muy profesionales y de que hacen una música para todos los públicos y puede que, para mi, ahí esté el problema, porque no deja de parecerme un vacuo ejercicio de talento, música inocua que puede servir de fondo “no molesto” para miles de momentos. Algo insulso que no me transmite pasión ni sentimiento, con una voz a la que le falta desgarro y creerse lo que canta. Se que voy a contra corriente, pero eso es lo que percibo cada vez que les veo en directo.

Los estadounidenses Jacuzzi Boys cambiaron totalmente el juego. El trío de Miami nos ofreció su garage de aires punk y surf, potente y maduro a la vez.

Zahara venía presentando su disco Astronauta y acompañada de una banda de muchísimos quilates. Su show es bastante ecléctico, toca casi todos los palos de la baraja y a mi me gustaron particularmente canciones -como El Diluvio Universal – en la que la guitarra de Manuel Cabezalí adquiere un protagonismo especial. Difícil de entender porque este fue el único concierto con un sonido regulero de todo el festival, con una sonorización de micros que hacía difícil distinguir las letras. En el cierre, con “Hoy la bestia cena en casa” en versión extendida, pusieron a bailar a todo el Multifuncional.

Cuando llegó el turno de Dorian allí no cabía ni un alma más. Supongo que debe ser un fallo en mi sistema inmune el que hace que reconozca tantas canciones de una banda que jamás ha sonado en mi reproductor digital o en mi plato. Pero es un hecho que pude reconocer buena parte de sus canciones. Pop sofisticado y comercial respaldado por un buen sonido y una cuidada producción a nivel de luces y vídeo en el escenario. Un poco excesivo el uso del confeti con el que regaron profusamente el suelo del pabellón. Un pabellón abarrotado coreó y bailó la mayoría de sus temas, todo un acierto de programación de los organizadores, aunque muy alejado de mis gustos musicales.

Cuando comenzó el concierto de Mucho una buena parte del público que disfrutó con Dorian ya se había dispersado y andaba en otras historias (en la carpa con los DJs, de charla con los amigos, en los Food Trucks, sentados en cuadrilla en los aledaños del recinto,…), así que bastante gente dijo aquello de “Ahí te quedas, Perarnau” y a Martí y a los suyos les costó ir recuperando al público disperso. Se marcaron de un tirón el último disco de la banda, que contiene un radical giro estilístico hacia la electrónica. Mas bailable la primera parte, un tanto experimental y descolocante la segunda y muy magnética e inspiradora la travesía de mitad del concierto hasta la canción de despedida.

Este año el EbroVisión programó un BIS, con un concierto de despedida el domingo por la mañana en el casco urbano y abierto a todo el público, a cargo de la banda riojana Mesura. Algo más que celebrar de esta edición, un pequeño regalo como anticipo de lo que nos depara el año que viene porque… el año que viene el EbroVisión celebra su 20 Aniversario y todo serán sorpresas. Como anticipaba en mi introducción las banderolas que flanqueaban el escenario principal nos sorprendieron con la noticia de que no se anunciarán los participantes en el cartel de 2020, todo serán bandas sorpresa y se conocerá su identidad justo en el momento en el que salten al escenario.

Esto, que parece anticomercial y toda una osadía, pedirnos un acto de fe al pedirnos a todos que nos arriesguemos adquiriendo abonos ciegos, no lo es tanto si tenemos en cuenta el grado de interés y satisfacción que nos han ofrecido los carteles del EbroVisión a lo largo de los años y nos hace partícipes en un juego de confianza y complicidad con unos programadores cuyo buen criterio ya conocemos y hemos disfrutado durante años, por lo que una edición llena de sorpresas, especulaciones y misterio la hace mucho más interesante y atractiva, así que desde este momento dejamos reservadas en el calendario las fechas del 3, 4 y 5 de septiembre de 2020.

Y para que no tengas que pensártelo dos veces ya tienes los abonos disponibles a un precio especial de 35€ en la web del festival.

DVD

Daniel Johnston Tribute – South by Southwest 2012 (REPOST)

Austin, 13 de marzo de 2012

zdf.kultur

Daniel Johnston Tribute
South by Southwest
The Belmont
Austin, Texas
13 March 2012

Broadcast by zdf.kultur
DVB-S Recording
PRO-SHOT, PAL, 16/9
Authored w/DVD Studio Pro
56.42 Minutes
Artwork included

Video: MPEG-2, 720 x 576, 16/9, 25 fps
Audio track: MPEG1 layer 2 48.0 kHz @ 256kbps
Data bit: 5.63 Mbps

Motopony: King Of Diamonds
Motopony: Daylight´s Gone
Daniel Johnston: High Horse
Daniel Johnston: Rock This Town
Daniel Johnston: Speeding Motorcycle
Daniel Johnston: True Love Will Find You In The End
Daniel Johnston: Interview
Matt Vasquez (Delta Spirit): Pot Head
Foy Vance: Hey Joe
Will Sheff (Okkervil River): Wake And Be Fine
Will Sheff (Okkervil River): Cold Hard World
Kimya Dawson: Same Shit
Jeffrey Lewis: Bands On The Road
The Bundles: Space Ducks
The Bundles: Story Of An Artist

Extra:

Delta Spirit Live at Spotify House Garden
12 March 2012, SXSW, Austin, Texas
14.55 minutes

Idaho
California
Trash Can
People C´Mon

Enjoy and share
kigonjiro.com 2012

Not For Sale – DVD Gratuito

Descarga desde/Download from FileFactory
Para estar al tanto de las novedades y avatares del blog únete a nosotros en el facebook. Join us at facebook to know the blog latest news and to share things with us.

Algunas imágenes: