Tu navegador (Internet Explorer 6) está anticuado. Tiene reconocidos fallos de seguridad y es probable que no muestre todas las prestaciones de esta y otras páginas web. Descubre como actualizar tu navegador.
X
Artículos

Viernes de celebración con Lori Meyers en el EbroVisión 2018 (Crónica)

Mis obligaciones mañaneras no me permitieron asistir al concierto de los argentinos, afincados en Bilbao, Cápsula, y los míticos Dolphin Blues Band programados a mediodía en La Fábrica de Tornillos, pero si que pude llegar a Miranda a tiempo para disfrutar en ese mismo lugar de Modelo de Respuesta Polar que inauguraban la tarde del EbroVision en la ciudad.

Borja Mompó y los suyos había visitado la ciudad a comienzos de año, como parte de la iniciativa Girando Por Salas, y nos habían ofrecido en Espacio Bocca un concierto íntimo y entrañable. Hoy, con menos aperturas, nos volvían a regalar un concierto extraordinario. Hay delicadeza y sutileza en su música, tonos de acritud y desencanto, pero también puntos luminosos y un halo de esperanza.

Con buen sonido y buen ambiente en La Fábrica fueron desgranado su repertorio que arrancó con Siempre y tras el saludo de Borja siguió con Dos Amigos, Revivir, Crecer, Sábados y cerró su primera parte con Momentos Similares. Después atacaron con Cerrar Heridas, Planes y un Mas Movimientos que tocaron en modo acústico. El tramo final lo iniciaron con Cómo Crees, a la que siguió La Guerra, Que No Se Apague, tras la que anunciaron que ya se iban, cosa que hicieron tras regalarnos Juventud y El Cariño. Fue un concierto impecable, muy bien programado como una isla fuera del ajetreo propio del recinto de festivales en Bayas, dándole ese toque de evento especial que tan bien encaja con las creaciones de los valencianos.

Aún tenía bastante fresco el concierto de Vulk en Berriz un par de meses atrás, así que no les tenía en mi lista de bandas por descubrir, por lo que me quedé un rato disfrutando de la ciudad antes de acudir al Bayas. Aún llegué al recinto con tiempo de ver el final de su actuación en la carpa. Dentro de su propuesta primariamente inspirada en el post-punk en algún momento llegué a percibir retazos de unos Psycheledic Furs en su primera época. Su música es ruda, martilleante, con pasajes que te pueden llevar a la ansiedad o el desasosiego pero sin dejar de lado las armonías. La voz del cantante tiene poder, es grave, profunda y su presencia escénica es potente, al igual que la del bajista.

  • Sure Drop
  • Second Heat
  • A Contemporary Statement
  • Back To Night Fight
  • Behiaren Begirada
  • Little Gay
  • Bugo Hall
  • Brazil
  • Zaldia Burning
  • No Muscle

El combo neoyorkino Boytoy abrió la jornada en el Multifuncional. Tengo que reconocer que desde el primer momento me sentí atrapado por la forma de tocar la batería de Chase Noelle, que además tener una estética que emparentaba con la de Johnny Thunders tenía un estilo de tocar que no dejaba de recordarme al de Jerry Nolan. ¿Sugestión?¿Asociación de ideas? No lo se, pero ahí me tuvo todo pillado. Tanto que luego quise conocerla y charlar un rato con ella, cosa que pude hacer.

Aunque su música la podríamos catalogar de pop rock garajero su sonido no está basado en el ruido, sus guitarras no suenan sucias, son mas ruidistas las guitarras de Ron Gallo que disfrutaba viendo a sus paisanas desde las primeras filas. Fue un concierto muy refrescante y disfrutable el del trío neoyorkino que a su formación habitual de dos guitarras y batería sumó también a una bajista.

Tuve un breve encuentro con el manager de Angel Stanich previo a su show, iba a hacer algo revolucionario en Miranda, empezar con Galicia Calidade, algo que no había hecho nunca. Me dejó flipando pensar que alguien pudiera considerar eso como una gran noticia. Pues si, Stanich empezó con Galicia Calidade y no con Un Día Épico, ¡Paren las rotativas!

Son varios años seguidos viendo conciertos de Angel Stanich, últimamente hasta le entiendo perfectamente, no se si porque ha mejorado su dicción o porque han mejorado los equipos de sonido y la sonorización de los recintos. Me divierten mucho sus descacharrantes e ingeniosas letras y suena bien en directo, tiene una buena banda, pero… siempre acabo marchándome pensando que su directo no me aporta nada que no me hayan dado ya sus discos. Debo ser solo yo, pero eso es lo que me ocurre.

Aunque el show comenzase de una forma diferente acabaron cayendo todos los clásicos, que la audiencia coreaba a grito pelado, Día Épico, Escupe Fuego, Mezcalito, Señor Tosco,… para acabar con los clásicos Carbura!, Metralleta Joe y Mátame Camión con la que bajó a cantar entre el público. Hubo un momento bastante anti climax en el que Stanich paró el concierto para embarcarse en una farragosa alocución relativa a un asunto local de Miranda que seguramente dejó a mucha gente perpleja. A veces el exceso de confianza tiene estas cosas.

Durante el concierto de Ron Gallo se cambiaron las tornas y fueron las cuatro Boytoy las que le siguieron desde las primeras filas. Arrancó su show con el Somethin’ Stupid de Frank Sinatra y comenzó a llevarnos caprichosamente desde el sonido garajero (particularmente los pasajes que más me gustaron fueron aquellos en los más me recordaba a los The Dream Syndicate originales), al art-rock, o a melodías rayanas con el punk. Te deja con la sensación de que se pasa el concierto experimentando con la audiencia, perdiéndola a veces pero recuperándola de inmediato con momentos de gran brillantez en los que nos envolvía con sus texturas sonoras.

Este fue el setlist que desgranó en Miranda y que abarca tanto canciones de su celebrado LP “Heavy Meta” como de su posterior y polémico EP “Really Nice Guys” e incluso avances de su próximo disco como “Always Elsewhere”:

  • Somethin’ Stupid
  • Put the Kids to Bed
  • Kill the Medicine Man
  • Always Elsewhere
  • Blaster
  • Really Nice Guys
  • Temporary Slave
  • Do You Love Your Company?
  • It’s All Gonna Be OK
  • Please Yourself
  • Black Market Eyes
  • Emotional Impact For Sale
  • Young Lady, You’re Scaring Me

Llegó el turno del cabeza de cartel principal de esta edición del festival, los granadinos Lori Meyers, que andan inmersos en la celebración de su 20 aniversario y la promoción del recopilatorio que abarca toda su carrera.

Con un repertorio muy contrastado y ampliamente conocido por un público que abarrotaba el pabellón unos Lori Meyers especialmente guitarreros y contundentes comenzaron a desgranar su lista de éxitos acompañados por un público totalmente entregado. Sin dejar nada a la improvisación y contando con su propia mesa y técnicos de sonido (en contraste con los que usaron los medios proporcionados por el festival) los granadinos son una garantía de éxito, tanto por su capacidad de convocatoria como por su profesionalidad.

Mas que un concierto exclusivo de aniversario fue su repertorio habitual en torno a los 80 minutos con un rush final sin pausas en el que encadenaron Siempre Brilla El Sol, Eborracharme, Religión, ¿Aha Han Vuelto? y Mi Realidad para terminar con Alta Fidelidad.

A mitad del concierto salí un rato a la zona de los Food trucks a liarme un cigarrillo (pero sin dejar de oír y ver el concierto por la puerta central) y me encontré con Anni B Sweet, pareja de Noni, quien me comentó que el próximo año tendría nuevo disco y que sería en castellano. Buenas noticias, sin duda.

Les di a Empty Files las dos canciones de cortesía y como la electrónica no eres lo mío, era tarde y había que volver a casa para recuperarse y estar listo para la larga jornada del sábado, dejé Miranda rumbo a La Bureba.

____
Publicado simultáneamente en kigonjiro.com y tumusica.live por Txomin.

Deja un comentario  

nombre*

email*

página web

Enviar comentario