Tu navegador (Internet Explorer 6) está anticuado. Tiene reconocidos fallos de seguridad y es probable que no muestre todas las prestaciones de esta y otras páginas web. Descubre como actualizar tu navegador.
X
Artículos

DIME, ya te digo… (reposición)

Repongo esta entrada que publiqué en agosto de 2009 y que se tragó WordPress. Especialmente interesante para todos los recién llegados al mundo de los bootlegs, los trackers musicales, etc… Es largo y en la época de twitter puede resultar un poco pesado, pero si quieres conocer mejor que tipos de materiales circulan en internet te resultará interesante.

Como estoy viendo accesos desde webs y blogs que no están relacionados con la música y es posible que sorprendan las frecuentes referencias a DIME en este blog, mejor introducir este tracker a quien aún no lo conozca.

Primero, ¿Qué es un tracker? Pues, para describirlo con una analogía que todo el mundo pueda visualizar, es como las pantallas de información de vuelos en los aeropuertos. Tenemos vuelos que aterrizan y van entrando en pantalla y tenemos vuelos que despegan y van saliendo de pantalla. La línea que visualizamos nos proporciona información resumida de orígenes o destinos, compañía aérea, número de vuelo, hora de aterrizaje o despegue (prevista, je, je, je,…), zona y puerta de embarque.

Ya lo tienes, ¿No?. Pues ahora vamos a cambiar la información por Músico, Lugar y fecha del Concierto, Fecha de entrada en el tracker, formato (audio, video), Estilo de música, Tamaño (megas o gigas), y autor de la compartición. Eso es lo que te mostraría una línea de una entrada en un tracker de música.

Aclarado el concepto “tracker” (espero), vamos a por lo siguiente: BitTorrent.

Si no sabes lo que es esto es que aún estás anclado en el emule. En el fondo la intención es la misma, compartir archivos entre los usuarios y ayudar a que otro pueda conseguir lo que tu ya tienes en tu disco duro. La diferencia de base es que aquí no tienes que andar búscando entre cientos de servidores, sino que es el tracker el que guarda la información de los archivos disponibles y la información es mucho más clara y eficaz. Además no es genérico, sino muy vertical, dedicado sólo a un tema, regido por estrictas normas y bajo supervisión de moderadores. No es algo que admita cosas incompletas o falsas que hacen que te cages en sus muelas una vez descargados. Es el sistema P2P más efectivo y el que ofrece mejores ratios de carga y descarga (hasta donde lo permitan las limitaciones de tu cuenta ADSL, claro).

Entonces, tenemos el concepto “tracker”, sabemos que hablamos de redes P2P y nos falta un pequeño detalle: son privados. Ya he comentado antes que el contenido es controlado por moderadores, ahora añado que para usar un tracker hay que registrarse como usuario. Sólo los usuarios tienen acceso a los contenidos.

No tiembles, es gratis. Pero a veces cuesta un poco conseguir el acceso porque el número de usuarios es limitado y sólo cuando se hace limpieza de cuentas inactivas se permite que se registren usuarios nuevos.

Así pues, DIME es un tracker musical privado de BitTorrent. Esto sería decir que es un paraíso para los amantes de la música. Ahora con más detalle veamos lo que podremos encontrar allí:

  • Soundboards: Grabaciones realizadas directamente en la mesa de mezclas utilizada por el grupo o cantante durante el concierto. Esto normalmente ya supone una garantía de calidad. Algunas veces se consiguen por contactos con los “pipas” o con los técnicos de sonido, y en algunos casos es el propio grupo quien se encarga de ponerlas en circulación para satisfacer la voracidad de sus seguidores. Abreviado: SBD. Buen material para disfrutar, coleccionar e intercambiar (ya comentaré algo en otra ocasión sobre los trades).
  • FM y Pre-FM: Como ya se puede suponer son grabaciones en formato analógico de conciertos que han sido retransmitidos por radio. Lo normal es que tengan buena calidad. Las de origen Pre-FM no corresponden con retransmisiones en directo, sino con grabaciones realizadas para luego ofrecerlas en otro horario o fecha. Su principal ventaja estriba en que no incluyen los “temidos” comentarios de los DJ, que en muchas ocasiones son intrusivos y se explayan en exceso sin preocuparse de estar “pisando” la canción. Estos comentarios son añadidos posteriormente en la mezcla y por tanto están ausentes de estas grabaciones Pre-FM. Muy recomendables también. Con el DAB y las grabaciones directas a disco duro por satélite y TDT también pueden ser digitales.
  • Sesiones en estudio de radio o TV: Por diferenciarlas de las anteriores que se corresponderían con grabaciones de conciertos normales, estas serían grabaciones exclusivas para su posterior difusión en radio o TV y que se realizan en estudio. Osea, directos de estudio. Suelen tener muy buena calidad y su duración media podríamos establecerla entre 30 y 45 minutos. Algunas emisoras son parada obligatoria de los grupos, que saben que podrán grabarlas con buenos ingenieros y recursos técnicos. En España son un clásico Los Conciertos de Radio 3, pero sin duda las más famosas son las de la BBC con DJ legendarios como John Peel.
  • Grabaciones de audiencia: Que son realizadas por aficionados que cuelan su instrumental de grabación en los conciertos para luego compartirlo. Aquí puedes encontrar de todo, desde auténticas maravillas hasta “sacos de ruido”. Depende mucho de la experiencia y el instrumental del aficionado que grabe. Hay auténticos expertos en la materia que además siguen giras completas de gente como Dylan, Neil Young, etc… Bob Dylan prohibe la grabación de sus conciertos, ¿Quieres saber si hay algún concierto de Dylan que no sea grabado?. Ninguno. Mientras que “formalmente” no se permite la introducción de cámaras o grabadoras a sus conciertos Dylan no está en contra de la circulación de estas grabaciones entre sus fans (osea que como el 99% de los artistas es trade-friendly) y no sólo absolutamente todos sus conciertos están en circulación sino que hay páginas con estadísticas increibles de cuantas veces ha interpretado una determinada canción, día, lugar, etc…
  • Descartes de estudio: Este es un material muy especial y muy difícil de conseguir. Se trata de todas aquellas canciones, completas o incompletas, que los músicos graban en estudio cuando están realizando un nuevo disco y que finalmente no pasan el corte final y se quedan fuera del disco definitivo. También pueden ser versiones de una canción no publicada, o partes de la misma cuando aún estaba incompleta o en desarrollo. Ni que decir tiene que su calidad es muy alta. Famosos descartes en circulación son las “Salomé Tapes”, 3 CDs repletos de descartes de las sesiones de grabación del Atchung Baby de los U2. Sin garantías de que no sea una leyenda urbana, pero el rumor que circula es que el propio Bono tuvo que comprar el bootleg en circulación para disponer de ellas.
  • Maquetas: Bueno, yo me pierdo por pillar maquetas. Me encanta escuchar las canciones originales tal y como su autor las concibió antes de que la mano del productor del disco actúe sobre ellas. Algunos productores son tremendamente intervencionistas y es imposible no notar su influencia en el resultado final. Hablamos de maquetas serias, por supuesto, no de grabaciones chapucillas con medios escasos en el propio local de ensayo, lo que un grupo tiene ya trabajado antes de pasar por el estudio a materializar lo que será el disco real.
  • Discos no publicados: Proyectos terminados pero que finalmente se quedaron en el cajón por una u otra razón. A veces se ha parado la publicación de un disco porque el anterior estaba funcionando muy bien y la discográfica no quiere interrumpir esa tendencia con una nueva entrega de esa banda o autor, y luego ocurre que antes de publicarse el grupo tiene suficiente material para lanzar un disco nuevo, con temas que les parecen más acordes con ese momento, o la discográfica decide cancelar un lanzamiento a última hora pasándolo directamente al archivo,… en fin se han dado diferentes razones para archivar discos que estaban completos y listos para su lanzamiento. Autores ultra prolíficos como Ryan Adams tienen una larga colección de sesiones de estudio, discos y demos no publicados pero ampliamente difundidos (Pinkheart Sessions, Exile on Franklin Street, Fucker (las demos de Heartbreaker), 48 Hours, Destroyer,..

Así pues, las grabaciones de audio tienen como fuente principal conciertos en directo, pero como hemos visto también surgen de vez en cuando sesiones de estudio o maquetas originales, pero no se queda ahí la cosa, y entre las curiosidades aparecidas en DIME están desde las famosas cintas inéditas de Jimi Hendrix subastadas en Sothebys hasta grabaciones en cassette de Lou Reed en la cocina de su casa.

Otra de las fuentes habituales es la “liberación” de bootlegs. Los bootlegs son lo que antiguamente llamábamos “discos piratas”, nada que ver con el concepto actual de disco pirata (copia ilegal de disco publicado oficialmente). La fuente audio de los bootlegs puede ser cualquiera de las que he enumerado y su particularidad estriba en que esos discos se editan como si fuesen discos normales (vinilos o CDs con su portada, libreto, fundas interiores,…) y se ponen a la venta por canales alternativos. Los músicos no perciben nada por estos discos, que son ediciones no autorizadas. Además, tradicionalmente los bootlegs tienen precios elevados. La “liberación” consiste en hacer una copia del contenido de esos discos y compartirlos para ponerlos a disposición de todos los seguidores del grupo  o músico de forma gratuita, de manera que los “piratas” vean reducidas sus oportunidades de ganar dinero con su actividad ilegal.

Años atrás los que se dedicaban a grabar conciertos lo hacían con un fin lucrativo, editar un bootleg y ganar dinero con él. Ahora los que se dedican a grabar conciertos lo hacen para compartirlos con los demás de forma totalmente gratuita y altruista. Aún así siguen viendose bootlegs a la venta en los mercadillos de los festivales, ebay y canales alternativos.

Los músicos nunca han estado realmente preocupados por la edición de bootlegs porque además de que las ediciones son muy cortas (500 ejemplares serían todo un lujazo de edición), los compradores habituales de este tipo de grabaciones no son sino sus propios fans, aquellos que ya tienen todas sus ediciones oficiales y siempre quieren tener algo más.

Cambiemos de formato y hablemos de los DVDs. Aquí hay dos categorias, los PRO-SHOT y los FanCAM:

  • PRO-SHOT: El origen son grabaciones procedentes de retransmisiones de televisión. Así que originalmente han sido filmados, grabados y editados por profesionales y ofrecen buena calidad de imagen y audio.
  • FanCAM: Son el equivalente en vídeo a las grabaciones de audiencia en audio. Es tan sencillo como parece, alguien cuela una cámara en un concierto y lo graba como puede. Evidentemente ni la imagen ni el audio son tan buenos como en los PRO-SHOTS, ni mucho menos. Pero si son el único testimonio disponible de un concierto esperado por los aficionados siempre son bienvenidos. Es frecuente que la cámara se mueva, que se cruce gente por medio, o que haya que perder la imagen durante unos momentos para no ser descubierto. Muchas veces pueden ser de cámara fija con un único encuadre durante todo el concierto. En ocasiones se han ralizado trabajos de mucha calidad juntando las grabaciones de varias personas e incluso cambiando el audio original de las cámaras por una buena grabación de audio independiente e incluso un soundboard. Este tipo de ediciones requieren muchas horas de montaje y sincronización.

Dentro de la categoría de los PRO-SHOT la calidad final de lo que recibamos dependera de varios factores. Si se trata de algo muy antiguo la procedencia serán cintas VHS o BETA, por ejemplo, y además será muy importante la generación de la cinta (al igual que cuando en audio los originales proceden de grabaciones en cinta). Si es copia de copia de copia… la calidad se habrá degradado con respecto a la cinta original. Cuanto más cerca de la 1ª generación tanto mejor.

Pero en el caso de estos materiales antiguos se suele ser menos crítico con la calidad de imagen y se suele valorar más la importancia del “documento”. Es más interesante ver una grabación de poco más que luces y sombras de los Rolling Stones en los 60 que uno de sus conciertos recientes grabado por expertos cámaras y realizadores de televisión.

Si el que hace la digitalización de esas cintas antiguas no es un “cazo” lo normal es que ese proceso no influyese en el resultado final.

Con los PRO-SHOT recientes la cosa cambia, sobre todo desde aproximadamente 2005 y ahí si que hay que tener muy encuenta el equipamiento con el que se han capturado las emisiones de TV, ya sea por satélite (DVB-S), digital terrestres (DVB-T), o cable (DVB-S).

Hace 4 años una grabación con un DVD grabador (DVD-R) era todo un lujazo, mientras que hoy está mas cerca de la pesadilla, algo que mientras sea posible hay que evitar.

Mientras los PVR (sistemas de grabación directa a disco duro), ya sean de sobremesa o periféricos de ordenador, tienen un proceso totalmente digital, los DVD-R tras capturar digitalmente luego vuelven a procesarlo de forma analógica, perdiendo calidad por el camino. Pero no es ese su único inconveniente.

Un PVR captura la señal de datos de imagen y audio exactamente tal y como el canal de TV la emite, los DVD-R se programan para grabar en una calidad preestablecida en función de la duración de lo que se quiere grabar. Por esta sencilla razón ya están manipulando la información original transmitida añadiéndo o quitando datos para así encajar en lo que le hemos indicado, pero graban en calidad alta, media o baja, nunca registran los “datos originales”, siempre los modifican. Es importante insistir en esto porque mucha gente piensa que cuantos más datos tenga un DVD mejor calidad de imagen y no es cierto. Eso sólo es cierto si esa mayor información de audio y video es así de origen. Sino serán datos generados o eliminados por el DVD grabador. Si nuestros actuales canales de TDT emiten unos 4 Mpbs y el DVD que se está compartiendo indica que tiene 8Mbps, no lo dudes, su procedencia es un DVD grabador, no sólo la imagen ha sido manipulada (reencoded), sino que además ocupa el doble de espacio del necesario y tardará el doble de tiempo en compartirse. Y aunque la calidad sea buena, nunca será “la mejor”, esa sólo habrá sido capturada por un PVR.

Otra de las pegas de las grabaciones de DVD-R es que mucha gente crea los menús directamente en su deuvedé grabador y suelen ser bastante cutres. Algunos ni siquiera hacen eso. Algunos DVDs de los que se comparten ofrecen no sólo una altísima calidad de imagen y audio, sino también unos menús de navegación de aspecto totalmente profesional.

Tanto las grabaciones de audio como de vídeo compartidas en estos trackers de torrentes se acompañan de una completa descripción del contenido, y no sólo de la información artística de grupo, ciudad, local, fecha, listado de canciones interpretadas, etc… también se incluye la información técnica: equipo o instrumental usado en la grabación y todos los procesos por los que haya pasado hasta estar lista para ponerla en tus manos.

Es muy importante saber que en estos trackers están prohibidos los formatos que degradan la calidad. Osea que nada de MP3 or Divx, sólo serían admitidos si se prueba que son la única fuente disponible para ese material. Por principio están proscritos y además se pide a los miembros que no degraden a esos formatos las grabaciones que descargan.

En el caso del audio los más habituales son dos formatos de compresión de audio sin pérdida de calidad como el “flac” y el “shn”. Así que nada de MP3 y nada de archivos .zip, .rar o .gz. por esto los archivos de audio son muy similares en tamaño a lo que tendrías en un CD normal con el audio en formato AIFF o WAV. Para comprimir y expandir esos formatos hay programas especiales tanto en Mac como en Windows, incluso algunos reproductores de audio los incluyen ya como estandar para que no tengas necesidad de descomprimir a la hora de reproducir la música.

Es muy importante tener en cuenta que en estos trackers está PROHIBIDO compartir material oficialmente publicado. Si lo haces el material será borrado y tu expulsado del tracker. Además hay una lista de artistas que explícitamente han notificado que no quieren que sus grabaciones sean compartidas (bastante reducida y más simbólica que otra cosa) o que es público y notorio que están en contra de estas prácticas. Antes de compartir algo hay que echar una ojeada al WIKI del tracker para saber que grupos o que conciertos o que tipo de material está prohibido compartir.

Los moderadores y los propios usuarios cuidan celosamente de que nadie transgreda las normas porque es taréa de todos que la R.I.A.A. o sus primos de aquí (SGAE) no puedan cerrarnos la barraca. Así que es importante leerse las normas y en caso de duda preguntar.

¿Qué se necesita para poder acceder a este maná musical? Primero registrarse. DIME no está fácil, hace falta un poco de paciencia. Con una nómina de 100.000 usuarios registrados -y como límite- se hacen contínuas revisiones de cuentas inactivas, es cuestión de acceder al resgistro cuando estas cuentas inactivas son borradas liberando así cupo disponible para nuevos usuarios.

Lo siguiente que necesitas es un cliente de torrentes. Hay muchos en todas las plataformas y son gratuitos y sencillos de usar. Algunos de los más habituales son Azureus (ahora VUZE), UTorrent, Transmission, BitTornado, o Mainline. Dale al Google.

Otra cosa importante a tener en cuenta es el ratio de compartición. Esto quiere decir que mantengas un equilibrio entre lo que bajas y lo que subes. Por debajo de un límite no te estará permitido hacer descargas. No es necesario que aportes contenidos (tus propias grabaciones de audio o video) basta con que dejes los archivos descargados en tu disco duro el tiempo suficiente para que tu ratio este lo más equilibrado posible. El “pillar y correr” no es una práctica bien vista en comunidades como esta. Para comenzar sin estar limitado por elratio una buena solución es hacer una pequeña donación para el mantenimiento de los servidores y así tener garantizada la descarga hasta que te vayas haciendo con el sistema y veas como mantener un ratio decente. Diez o quince euros no son nada para lo que puedes encontrar allí.

Si has llegado hasta aquí es posible que estés interesado en registrarte en DIME y comenzar a disfrutar de toda la música en directo del mundo, puedes hacerlo presionando este enlace.

Si te cuesta conseguir una cuenta, también puedes probar en otros trackers musicales con contenidos y reglas similares pero que ofrecen un potencial menor:

The Traders Den.
HungerCity.
Pure Live Gigs.

Por allí nos vemos. :-)

  • Interesantísima aclaración de conceptos y además exquisitamente escrita; hasta un cenutrio mono neuronal la comprendería, pero me gustaría hacer una pequeña aclaración acerca del Mp3, tan denostado sin razón aparente: según multitud de estudios profesionales, el mp3 suena IGUAL que el FLAC (me refiero a los ripeos), a menos que la fuente madre sea una grabación en DDD; más que nada lo digo por la cantidad de blogs que no permiten el Mp3 y si cualquier formato en Lossess y se dedican a ripear cd´s de los años 50-80 grabados analógicamente. En la red hay cantidad de información sobre este tema. Yo mismo he hecho algunos experimentos con amigos y el resultado siempre ha sido el mismo: nadie puede distinguir la diferencia; pero repito, me refiero sólo en la cuestión ripeos y de música de loa años antes mencionados.

    Muchísimas gracias por todo el curro y sobre todo por tu disposición siempre positiva.

    Meurglys

    14 julio 2011

  • No me gusta entrar en disquisiciones respecto a los tipos de audio, yo sigo aferrado al vinilo.

    Hay que entender que como en todos los temas que afectan al coleccionismo (de cualquier tipo) acaban surgiendo unas normas no escritas que al final se convierten en estandars que hay que acabar respetando y siguiendo para desenvolverse en este mundillo.

    Vamos al ejemplo que pones de los MP3. Sin entrar en límites auditivos y otras consideraciones similares, y yendo a lo puramente práctico hay algo importantísimo que independientemente de tus preferencias debes tener en cuenta. Antes de internet ya existían los bootlegs y los intercambio musicales entre aficionados a la música y estos se realizaban en mano o por correo. Para que estos intercambios sean posibles y se produzcan en condiciones de igualdad lo que se ofrece a los demás tiene que cumplir unas condiciones, por eso se estableció que debería tratarse de audio que no tuviese una compresión con pérdida de calidad y por eso no se intercambian MP3 (aparte de que este formato no existía hace 50 años y los bootlegs si). Y por eso cuando ves en un tracker un post de audio ves muy detallado lo que se conoce como “lineage” que no es otra cosa que la especificación detallada de todo el proceso desde la fuente hasta el producto final, incluyendo todos los equipos, software y pasos utilizados para ello. Algunos coleccionistas de audio (por no decir que al final todos) son muy quisquillosos con todos estos detalles. También importa el proceso de transferencia al CD y hasta la marca de discos utilizados. Ah, y otro detalle, nunca escribas nada en un disco que vayas a intercambiar, añade un post-it o un paplito con la información pero nunca escribas sobre el disco. ¿Manías? Puede, pero ahora mismo se han convertido en normas y si quieres conseguir ciertas cosas tienes que respetarlas, de nada te sirve tener el oro y el moro en MP3 porque nadie te lo va a admitir como compensación de intercambio por un bootleg que te interese y tenga otro coleccionista.

    Y en el tema del vídeo que es el que yo practico más también son importantes los detalles de la fuente, el sistema de captura, la transferencia, etc… ¿Que puedes ver un Divx o un AVI en tu televisor? Claro, pero son formatos de consumo rápido, de lo que ves en tu ordenador una vez y borras, por eso sólo comparto DVDs,

    Para el material nuevo, como el que yo grabo, es muy importante que todo el proceso sea digital y que no haya ningún tipo de modificación de los datos originalmente emitidos. Por eso rechazo las grabaciones de DVD-R salvo que sean la única fuente disponible de algo, porque los DVD-R modifican los datos originales usando lo que se conoce como interpolación de datos e hinchan o comprimen una grabación según lo indique el usuario o lo precise el tamaño del disco en el que se va a grabar. Por ejemplo un concierto de 60 minutos emitido por TVE con una tasa de bit de 4 Mbps tendría un tamaño aproximado de 2 Gb. Eso es lo que grabaría my PVR y eso es lo que tu recibirías. Sin embargo puedes encontrar versiones por ahí que ocupan 4 Gb y alguno puede pensar que como ocupa el doble será mejor que el de 2 Gb. Pues no, al contrario es mejor el de 2 Gb. ¿Porqué? Porque el de 4 Gb se ha producido tras incrementar los datos el DVD-R en su modo de HQ, para ello lo que ha hecho es simplemente poner un pixel nuevo entre cada dos de los ya existentes en la imagen original. Si tienes dos puntos negros la interpolación te pondrá un punto negro en medio, si tienes un punto negro y otro blanco te pondrá un gris al 50%. Esto hace que los bordes de las imágenes sean más difusos, menos marcados y visibles, que la imagen pierda intensidad y profundidad. Y he puesto ejemplo fácil (blanco y negro) para que sea más comprensible, pero ¿que color generas entre un verde claro y un violeta oscuro? Además todas estas conversiones (recodificaciones) suelen generar artefactos y elementos extraños en la imagen.

    Por esto es importante la información sobre el original y sobre el proceso realizado hasta ponerlo en tus manos. Si estás conservando algo lo suyo es conseguir y conservar el mejor original posible.

    Respecto a las grabaciones digitales, para la misma emisión la primera opción es el DVB-S (satélite), suele tener más información de video y audio -de 4 a 8 Mbps), luego DVB-T (Digital Terrestre o TDT como la llamamos en España) puede tener menos información que el cable pero tiene menos riesgo de ser manipulada porque la TDT la emiten las propias cadenas mientras que el cable es un producto “redistribuido” y esto quiere decir que de un mismo original enviado por el productor cada distribuidor de cable luego lo adapta a la capacidad de sus canales, como estas “cañerías” no son ilimitadas y pagan por el ancho de banda total que ocupan lo normal es que las reduzcan hasta los límites que sean razonables, así que de alguna forma es el propio redistribuidor quien de alguna forma ya está recodificando. Esto no quita que alguna vez el DVB-C (cable) pueda ser mejor que el DVB-T, aunque yo siempre tengo mis reservas respecto a esta fuente y hasta me parece ver una imagen como con una sutil cortina que cubre la imagen. Una grabación de cable de la misma fuente que una de satélite nunca (al 99%) será superior a esta, la excepción sería un canal de satélite de mierda que emita por debajo del umbral razonable, la difunta Televisión Internacional Valenciana por ejemplo que emitía una señal lamentable.

    Bueno, todo esto dicho como líneas generales, las verdades nunca son absolutas y cada caso específico tiene que ser contemplado individualmente,

    txomin

    14 julio 2011

  • Estoy completamente de acuerdo contigo. Particularmente y antes del “invento” de internet estuve intercambiando cassettes, cd.s y sobre todo vinilos por correo y siempre seguí las normas, para eso se hacen. Desde hace 10 años he tenido 11 blogs de ripeos originales de música y he seguido siempre las normas; ahora tengo otro y ripeo en Mp3 y Flac, aunque creo q de ahora en adelante lo voy a hacer en Wav y que cada uno haga lo que quiera con él. Mi comentario simplemente iba dirigido a lo que yo creo es una tontería, aunque como he escrito: asumo las reglas. 🙂

    Un saludazo Txomin

    Meurglys

    14 julio 2011

  • Muchísimas gracias por la reposición. Me siento aludido 😉

    Había tenido que aprender “sobre la marcha” en DIME, deduciendo y buscando los términos principales, sin (querer/poder) entrar tanto en aspectos técnicos del proceso de obtención de los datos, sí del origen.

    Pagué la novatada con el ratio. Tras conseguir registrarte, también recomiendo bajar algo atractivo de lo que se ha subido más recientemente y de algún artista muy reconocidos (Bob Dylan, U2,..), preferiblemente archivos que no superen 1-2 GB. Así tú eres de los primeros en compartir con otros usuarios, y con el paso de las horas/días, verás tu ratio como sube poco a poco.

    Coincido totalmente con Meurglys. Gracias por todo.

    Juanmi

    14 julio 2011

  • Hace unos cuantos meses seguí tu recomendación del tracker Pure Live Gigs, sobre todo es interesanre para mi porque tiene muchas bandas nuevas. El problema es que jamás pude descargar nada de ese tracker. Descargo el torrent y cuando lo abro con mi cliente… nada, me da un error, me pone “Offline” “ConnectException: connection refused: connect” Hasta me descargué el ABC que ellos recomiendan y nada, mismo resultado. ¿Se te ocurre algo? Tengo miedo que me borren la cuenta por inactividad (te pido disculpas por hacerte una pregunta tan puntual pero aprovecho la oportunidad).
    PD: No se de donde sacás el tiempo para contestar todo, y tan largo. Bah, no se como hacés todo

    TomG

    15 julio 2011

  • Hace tiempo que no me paso por allí, y no lo he visto muy activo en los útlimos tiempos, pero algún material de lo más interesante de la BBC que hay por aquí lo conseguí allí. No se como podrías solucionar el tema.

    PD ¿Durmiendo muy poco?

    txomin

    15 julio 2011

  • De eso no me cabe duda

    TomG

    15 julio 2011

  • Muy interesante Txomin , asusta cuando ves el tamaño del ” tutorial ” pero engancha rapido .Para mi gusto el Blog gana con los comentarios y los tutoriales ,y ya se que eso lleva mucho tiempo ….
    Queda feo ( Frio ) eso de entrar pinchar y arrancar el JD .

    El proximo sobre ” tecnologìa y equipos de grabación” .
    Un saludo Pasiego

    Fresx

    16 julio 2011

  • Buah, Frex, estoy muy vago, ese lo escribí hace año y medio y a el se hace referencia en el menú “info” en la parte de abajo, así que el otro día cuando preguntaron ciertas cosas de DIME y vi que no lo había recuperado de la masacre de WordPress fui al Google Reader e hice un viaje en el tiempo hasta encontrarles, lo demás fue un corta y pega.

    Ahora es momento de sacar material que ya ves que hay mucho acumulado y sigue surgiendo cada día (hoy atentos al Melt!, si no me caido de sueño antes, a ver que nos ofrecen en directo y a ver si avanzan algo de los 10 conciertos de este festival que darán de lunes a viernes durante las dos semanas siguientes, The Courtneers (ni he oido hablar de ellos) en el FIB 2010 por La 2, mañana los Twilight Singers en Rockpalast (ya les tenía ganas) y Razorlight, el martes Anna Calvi en Paris, el jueves espero que el primer programa del cartel normal del Azkena en la ETB,… menos mal que en el Later… desde el lunes empiezan a repetir material y me dará descanso por una temporada. No hay mucho tiempo libre para escribir.

    txomin

    16 julio 2011

Deja un comentario  

nombre*

email*

página web

Enviar comentario