Tu navegador (Internet Explorer 6) está anticuado. Tiene reconocidos fallos de seguridad y es probable que no muestre todas las prestaciones de esta y otras páginas web. Descubre como actualizar tu navegador.
X

Archivo para mayo 11th, 2010

DVD

Neal Casal – Rockpalast

Rockpalast Crossroads, Harmonie, Bonn, 7 de octubre de 2004

Rockpalast
WDR-Rockpalast has requested us to delete the photos or videos from this program/network, so from today on we don´t will be able to illustrate the info of the Rockpalast shows anymore. For pictures or videos from Rockpalast visit his website.

WDR-Rockpalast ha solicitado que borremos las fotos o videos de ese programa así que desde ahora los conciertos de Rockpalast no incluirán fotos o vídeos nunca más. Para ver fotos o vídeos de Rockpalast visita su página web.

Esta es una actualización digital sobre la anterior versión que circula de este concierto. En realidad hay varias diferencias, además de la superior calidad de imagen de esta edición el formato es 16:9 mientras que la anterior era 4:3, y también el set list incluido es diferente, este tiene una canción no incluida en el anterior y el otro incluye dos que no están aquí. La primera intención fue añadir esas dos canciones pero por la diferencia de formatos y calidad lo he desechado.

Es la segunda vez que Neal Casal aparece por aquí, porque sólo hace unos días que como parte de Los Cardinals acompañaba a Ryan Adams en la Sesión de la BBC en St. Luke, hoy lo hace con los Hazy Malaze en un concierto de Rockpalast del 2004 que gracias a que fue repuesto lo podéis tener con gran calidad de imagen y audio y enformato anamórfico.

Neal Casal

Rockpalast “Crossroads”
Harmonie, Bonn, Germany
2004-Oct-07

Video: PAL, 16:9, MPEG-2, 720×576
Audio: MP2, 48 kHz, 192 kbps
Tasa de bit: 7.17 Mbps
43:29 minutes

01. Eddy & Diamonds
02. You Don’t See Me Crying
03. “Interview”
04. Looking Out For You
05. Corrina
06. “Interview”
07. Oceanview
08. Satisfy The Jones
09. “Interview”
10. Too Much To Ask

Neal Casal: voz, guitarra
Jeff Hill: bajo
Mike Shapiro: piano, órgano
Dan Fadel: batería

Enjoy and share
kigonjiro.com 2010

Not For Sale – DVD Gratuito

Descarga los archivos desde FileFactory
Para estar al tanto de las novedades y avatares del blog únete a nosotros en el facebook

Algunas imágenes:

Artículos

Hoy mi pueblo es un Casino.Todos los bares tienen mesas de juego con apuestas legales. Día de la “Tabera”

Y además inaugura oficialmente el comienzo de las apuestas alguna autoridad política provincial o regional. También, como el domingo 9 era fiesta local nos han movido a hoy el día no laborable, así que estamos de fiesta al 100%.

La Tabera es una tradición que en Briviesca se mantiene viva desde hace muchísimos años, aunque con el tiempo han ido cambiando algunas cosas (por desgracia a peor).

La base del juego es bastante simple, se usa una taba de cordero (wikipedia) que al lanzarla puede caer en cuatro posiciones distintas, con una gana quien la lanza, con otra los apostantes del público y las otras posiciones no son válidas y obligan a que la taba sea lanzada de nuevo hasta que caiga en una de las dos posiciones que darán como ganador o al lanzador o al apostante.

El que lanza la taba es como si fuese “la banca” y apuesta por su lanzamiento contra todos los demás que pongan su dinero sobre la mesa. Hay una (a veces más) persona que controla el juego, el baratero, que es quién recibe el dinero que el lanzador quiere jugarse y cubre con el las apuestas del público. La gente del público pone sobre la mesa el dinero que quiere apostar y el baratero cubre esa apuesta con el dinero del lanzador. Si una persona apuesta 10 euros entonces sobre la mesa habrá 20, ya que el baratero inmediatamente pondrá otro billete de 10 sobre el que depositó el apostante. Cuando todas las apuestas están cubiertas se comienza a lanzar la taba. Como las dos posiciones que dan ganador son las más difíciles de obtener es normal que se tengan que realizar varios lanzamientos de la taba antes de obtener uno válido.

Cuando la taba cae mostrando hacia arriba la parte más plana gana el apostante del público, entonces cada uno recoge el dinero que puso sobre la mesa más el dinero cubierto (casado) por el baratero. Cuando la taba cae mostrando arriba la parte más cóncava gana el lanzador y el o los barateros recogen todo el dinero que hay sobre la mesa. En estos casos, cuando gana el lanzador, un porcentaje del total del dinero en juego (debería ser un 5% aproximadamente) se retira y va a una caja, así que el lanzador sigue jugando el doble de lo que puso menos ese 5%.

Un lanzador termina de jugar cuando pierde y pasa la taba a la siguiente persona situada a su derecha que quiera tirarla apostando su dinero contra el público. Un lanzador no puede retirarse de la mesa hasta que haya perdido siempre que haya alguien que quiera apostar contra él, sólo perdiendo puedes dejar de lanzar. Si un lanzador tiene buena suerte y gana varias tiradas seguidas lo normal es que el dinero en juego que se ha ido doblando a cada tirada lo pierda totalmente si todos los apostantes externos han ido doblando también sus apuestas. Pero lo normal es que cuando un lanzador lleva ganando varias tiradas haya gente del público que renuncie a doblar su apuesta, esto hace que sólo una parte del dinero del tirador sea cubierto por los apostantes y que si el tirador pierde esa vez todo el dinero no cubierto (menos el que puso inicialmente) se convierta en su beneficio.

En teoría, si eres un apostante externo y te doblas siempre al final cuando el lanzador falle está garantizado que ganarás tu apuesta inicial. Pero aunque esos son matemáticas puras tras varios lanzamientos ganadores la cantidad que hay que doblar es muy grande y no todo el mundo puede permitírselo, así que se retiran las apuestas. Ahí es donde interviene la suerte de los apostantes. Con pocas tiradas ganadoras lo normal es que ganen los de fuera, con muchas tiradas ganadoras los de afuera acaban perdiendo mucho dinero y el afortunado es el lanzador. Como en todo juego de este tipo, aunque sea el azar quien decide de que lado cae la taba, hay muchas manías y supersticiones con ritos que la gente pone en práctica a la hora de lanzar. Como todo juego también cabe el engaño y para evitar que algún jugador de ventaja use tabas trucadas es el Ayuntamiento quien proporciona las tabas con las que se juega este día, pintadas de un color especial para evitar que alguien pueda sustituirlas.

La Tabera siempre cae en martes (unos 40 días después de alguna fecha de la Semana Santa que como agnóstico ni se ni me interesa conocer) y el juego se inaugura “oficialmente” después de una “paellada” que ofrece el Ayuntamiento en el transcurso de una romería popular que se realiza al cercano santuario de Santa Casilda (a 9 km del pueblo) que es donde se realiza la comida al aire libre. Pero la realidad es que se juega desde el lunes por la tarde hasta bien entrada la madrugada del martes al miercoles (aveces al alba en algunos bares), después los funcionarios municipales retiran las tabas y el juego autorizado se acaba hasta el año siguiente. Un montón de dinero cambia de manos esos dos días y hay mucha gente de fuera del pueblo que también viene a jugar, incluso desde ciudades alejadas varios cientos de kilómetros. Si preguntas el miércoles… todo el mundo ha ganado. Yo debía ser el único gilipollas que perdía siempre hasta que un día (en el que además iba ganando bastante dinero) el vicio del tabaco me jugó una mala pasada (hoy creo que fue una buena pasada) y cuando me desplazaba de una mesa de juego a otra atravesando la plaza mayor del pueblo “parece ser” que al sacar el paquete de tabaco del bolsillo del pantalón sin que yo me enterase salieron volando a la vez una buena cantidad de billetes (de 5.000 pesetas en aquellos días) y cuando llegué al bar de destino y me di cuenta de que el dinero había volado ya era demasiado tarde para recuperarlo. Eso fue en el 90 y desde entonces el dinero que tenía presupuestado “para perder” ese día lo dedico a “perderlo” en alguna tienda de discos, que me apetece mucho más.

No puedo pasar del todo de “la tabera” porque se hace omnipresente en el pueblo e incluso tienes que cambiar de bar para tomarte un café tranquilo en uno que no tenga mesa de juego (cosa que no es fácil). Además la afluencia de gente de fuera hace que haya un número de coches mayor del habitual, muchos de ellos aparcados donde no deben y algún año hasta me he encontrado bloqueada la puerta de mi garaje con lo que ni siguiera he podido salir huyendo del pueblo.

El juego tal y como yo lo conocí cuando era un crío era mucho menos mercantilista que ahora, e incluso en los orígenes era mucho más sano y divertido. Originalmente (según me contaron en casa) la gente jugaba en las “tabernas” y aunque el dinero cambiaba de manos lo habitual era que quien ganaba se encargase de pagar lo que bebían los demás con lo que al llegar de vuelta a casa el balance podía estar más o menos equilibrado. Años después se uso este día para conseguir dinero para financiar las fiestas y las peñas locales tenían otorgado el control de “los baratos” y se destinaba a festejos ese 5% acumulado que al final acaba llenando las cajas (hacienda somos todos, amigo). Pero finalmente son los dueños de los bares y gente que ellos contratan o con la que se asocian quien maneja “los baratos” como un negocio más. De hecho hay gente que le paga al dueño del bar una cantidad fija para “subcontratar” su mesa de juego. Algo parecido a lo que hace la liberal de la “Espe” con los hospitales madrileños, poner en manos de empresas la salud popular. En fin… el día de la tabera pasará (y la “Espe” también) pero para muchos quedarán las consecuencias (igual que con la “Espe”).

Disculpad por el rollazo, pero hoy tocaba y además es fiesta, que cojones. ;-)

Si no llueve y me invitan (porque no tengo los tickets que hacen falta para ello) igual hasta me paso a ver que tal está este año la paella del Ayuntamiento, que por lo menos hace 15 años que no la cato, je je je. Sino a comer al restaurante de siempre que es bueno, barato y me tratan como si fuese su hijo.